martes, 11 de enero de 2011

Córdoba.

Hola Bloggers!
Estaba yo haciendo un aburrido y desastroso trabajo de historia de España, cuando he llegado a la parte de Al-Andalus y he decidido dejarlo para otro día y actualizar el blog. Me he acordado de este verano, cuando fui con mi (entonces no tan embarazadísima) hermana a Córdoba. Ella, a hacer unos exámenes. Yo, a ver la escuela de artes escénicas a la que no >.< voy a ir. Y ya que estábamos a hacer un poco de turismo.
Sólo estuvimos un finde, así que no dio tiempo de mucho, pero vimos lo fundamental!
Por la tarde, helado en mano, gafas de sol, pantalones cortos y fritas del calor, visitamos la Mezquita-Catedral. Me encantó! La parte musulmana (cuando cayó Al-Andalus y los cristianos recuperaron la península, la mezquita se convirtió en catedral, de ahí la amalgama de estilos) era preciosa. En mis libros de sociales ya parecía increíble, pero vista de cerca es tremenda! A mi siempre me ha recordado a un montón de barquillos. Por la noche dimos una vuelta por el casco, ¡precioso!, buscando algún sitio para cenar. Como no lo encontramos, acabamos cenando en el Burger King que hay cerca de la mezquita.
Al día siguiente, mi hermana fue a hacer sus exámenes y yo la acompañé al instituo donde se examinaba. Me puse los cascos, cogí mi boli y mi cuaderno y pasé una hora y media bastante muerta sentada en un banquito de un instituto desconocido. ¡Menos mal que era el único momento del día que no hace calor en esa ciudad!. Mi estancia en el banco sólo se vio armonizada por un profesor que me preguntó si yo estaba en su grupo (evidentemente, no! xp). Después fuimos a la escuela de Arte dramático para que a mi se me hiciese la boca agua viéndola, preguntando, asustándome con la asignatura de acrobacia...
Como el mediodía no es un buen momento del día para andar por las calles de Córdoba con ese solazo, fuimos a comer y luego nos metimos en el corte inglés a cotillear un rato, dar vueltas, tocar todo lo tocable y preguntar por cosas que no nos íbamos a comprar. Dimos una vuelta mas y nos fuimos al tren que nos llevaba de vuelta a Zaragoza.

Os recomiendo que si visitáis Córdoba no sea en verano y que le deis un gusto a vuestro profesor de historia/historia del arte/sociales y disfrutéis como enanos viendo esa ciudad tan preciosísima!

Besitos, lectores!
~jul!

1 comentario:

Damned dijo...

Mmm, sin duda me gustaría ir :) Pero tengo otras preferencias xD